¡Adiós a la tendinitis! Tenemos el remedio para aliviar el dolor ¡y es natural!

| 0

El 18 de octubre de 2019 no solo comenzó una revolución en Chile…

 

Esa misma tarde decidí caminar desde mi oficina hacia mi departamento en Macul a unos 6.7 kilómetros de distancia. Fue el inicio de una tortura para mis pies.

Encontré que era una buena idea porque primero que todo, no había a esas alturas, transporte público y como ya estaba entrada la primavera, se podría hacer un poco de ejercicio sin ningún problema. 

 

Energía, vitalidad y salud, te gusta ¿cierto?.

 

Fue así que caminé por varios días ese mismo recorrido y me alegré por hacerlo, ya que encontraba paz, relajo y tranquilidad, muy escasa para esos días, e iba conociendo ciertas tiendas del barrio que servían bastante en ese momento, ya que como bien lo saben, con los saqueos y desórdenes, los supermercados estaban siendo cerrados muy temprano por culpa de los vándalos.

 

Me molesta la violencia de esos actos.

 

Octubre y noviembre transcurrieron sin contratiempos, pero ya a principios de enero la situación cambió drásticamente. 

 

Comencé con un dolor fuerte de tobillo izquierdo y luego rápidamente, el dolor, se trasladó al tobillo derecho. Acudí como siempre a un traumatólogo en la Clínica Indisa de Providencia, y el doctor luego de ver mi radiografía, explicarme con detalle cada uno de mis problemas, me sugirió usar unas plantillas. Tenía espolón calcáneo en mi pie izquierdo, tendinitis en mi pie derecho. Y pie plano

 

¡Carajo qué combinación !

 

Con las plantillas el dolor se redujo a la mitad, es verdad, pero la otra mitad del dolor aun era bastante. El médico me indicó que las plantillas tomarían un tiempo en hacer efecto y pues me lo tomé.

A principios de febrero volví al traumatólogo y luego de la revisión de rutina, me envió a un fisioterapeuta. Diez sesiones.

 

La cosa cambió bastante, Claudio, en la terapia, me explicó que tenía un pie plano muy pronunciado, de hecho casi de análisis. Eso más la debilidad de varios de mis ligamentos y tendones hacían que pisara mal. 

Para mí fue sorpresa, por que no hacía sentido hacer ejercicio y tener los ligamentos débiles. Me explicó que el pie plano desestabiliza la pisada, hace que apoyes mal el pie, y de esa forma unos tendones se ponen muy rígidos y otros se debilitan.

 

Llevo 3 sesiones y realmente he sentido el cambio para mejor, la sesión toma una hora y cuarenta minutos y termino exhausto.

 

En casa repito varios de los ejercicios y lo complemento con el Ungüento Grasa de Culebra.

 

Es realmente fascinante la mejora que he experimentado. Los masajes que yo mismo me he aplicado han aportado de manera grandiosa.

 

¿Te quieres sentir mejor de tus dolores articulares?

 

¿Quieres un producto excelente a un precio muy bajo?

 

Dile adiós a las molestias

 

¡Puedo asegurar que para este tipo de lesiones es un excelente producto!