Mucuna pruriens para el Mal de Parkinson

| 0

A Juan Francisco  de 45 de años   le apareció el diagnóstico de Parkinson hace tres años. Él es uno de esos casos que se denominan de inicio temprano o prematuro o de inicio precoz. Los síntomas no se hicieron esperar, la lentitud en los movimientos, la rigidez y la pérdida del equilibrio.

Luego llegaron los temblores y al poco tiempo tuvo que cambiar de trabajo porque era fisioterapeuta en una clínica en Las Condes  y dejó de sentirse cómodo. Ya era demasiado notorio.

Como hacemos hoy en día la mayoría de los seres humanos.  Googleo que medicamentos naturales podrían si no detener por lo menos retardar la evolución de su enfermedad.

Los tratamientos aparecieron por decenas, pero el que más le agradó y encontró viable y sustentable en el tiempo fue el de la Mucuna Pruriens

Si bien es cierto El Oxígeno Hiperbárico en pacientes con Parkinson tiene efectos antiinflamatorios y redistribuye el flujo sanguíneo a nivel del Sistema Nervioso Central.  La Mucuna Pruriens  contribuye a la disminución del temblor y de la rigidez, lo que conlleva a una mejor calidad de vida.

Hoy trabaja en un centro médico especializado con personas mayores y desafía a la enfermedad con entereza.

“Yo creía  que tenía algo peor, de verdad, y cuando me dijeron Párkinson mi mundo se derrumbó.

Y nada, solo me quedó aceptarlo, amoldarme y empezar enseguida a contarlo a mi entorno: amigos, pareja y a tratar de ser lo más natural posible.

Claro que se me han caído lágrimas, sobre todo al principio, pero hay que levantar la cabeza y seguir hacia delante”. Es, nos reconoce, su única opción.

Dejar una opinión